Redondeo de números

El redondeo de números es una de las operaciones matemáticas que más utilizamos en nuestro día a día. En ocasiones, redondeamos números casi sin darnos cuenta, por lo que es necesario saber cómo se realiza para no caer en el error en ningún momento. La calculadora de redondeo de números te permitirá reducir y presentar tus números de una forma más sencilla, para que puedas utilizarlos cómodamente en cualquier momento.

Redondear números

La acción de redondear números se basa en la simplificación de un número mediante a la aproximación de otro más cercano y que es más sencillo de utilizar. A veces, redondeamos simplemente porque los números con los que operamos no poseen aplicación real en la vida diaria, por lo que los aproximamos al número más cercano con el podemos operar.


Un ejemplo de esto sería las cantidades en euros. Al operar con cantidades expresadas en euros podemos encontrarnos con un número que posea 4 decimales, 16,8736. Sin embargo, en la vida real la unidad mínima de euro es el céntimo. Por ello, redondearíamos la cifra y la dejaríamos con dos decimales, 16,87. Lo mismo ocurre con los porcentajes, que en la mayoría de ocasiones siempre encontramos redondeados ya que no hace falta encontrar el valor exacto para comprender su significado.

¿Cómo redondear números naturales y decimales?

Para redondear números naturales tenemos que fijarnos en la cifra de después a la que queremos redondear. Por ejemplo, si queremos redondear el número 17 a la decena (10, 20, 30...), tenemos que fijarnos en el número de después de la decena que es la unidad. Si el número en el que nos fijamos es 5 o mayor, se aproxima hacia arriba (20). Si el número es menor que 5 se redondea hacia abajo (10). En este caso, como la cifra que tenemos es 7, y es mayor que 5, se redondea a 20.

Si queremos redondear números decimales tenemos que seguir el mismo procedimiento que antes. Antes que nada tenemos que decidir a cuántos decimales queremos redondear un número. Si queremos redondear un número a 3 decimales, debemos de fijarnos en el cuarto. Si el cuarto número es 5 o mayor, se le suma 1 al tercer decimal. Si el cuarto número es menor que 5, el tercer decimal se queda como está. Por ejemplo, para redondear 25,827823 a tres decimales, vemos que el cuarto decimal es 8. Por ello, el número redondeado será 25, 828.