Fracciones propias

Una fracción propia está formada por un numerador, que corresponde al número de arriba de la fracción, menor que su denominador, que será el número de abajo de la fracción. El numerador será el número de partes que tenemos del conjunto y el denominador el número de partes en que hemos dividido el total. Para obtener el resultado de las fracciones los niños podrán emplear la calculadora de fracciones y comprobar que se ha realizado de manera correcta.

Podremos diferenciar entonces, tres tipos de fracciones:

Ejemplos de fracciones propias

En este artículo veremos algunos ejemplos de fracciones propias y trataremos los otros dos tipos en artículos relacionados. Algunos de los ejemplos de fracciones propias donde el numerador es más pequeño que el denominador son:


Fracciones propias

La diferencia entre las fracciones propias e impropias será que en las primeras el numerador es más pequeño que el denominador y en las impropias el numerador es mayor que el denominador. Si por ejemplo nos comemos 2/6 de una tarta quedará aún tarta y por tanto, será una fracción propia menor que la unidad.

En el caso de que nos comiéramos 8/6 de la tarta la fracción sería impropia al ser más grande el numerador que el denominador.